Bebes

¿Cómo Dormir A Un Bebé?

Dormir a un bebé puede ser algo muy complicado, especialmente durante los 6 primeros meses de edad. Y es que, hasta ese momento, los ciclos no serán regulares. Los bebés duermen en torno a unas 16-17 horas al día, pero no siempre seguidas (es posible que solo duerman 1-2 horas seguidas).

Hay que considerar que no hay una norma que funcione siempre; cada bebé tiene su propio ciclo de sueño y sus propias particularidades. Estas claves pueden ayudarte a dormir a un bebé, pero al final, serán los propios padres los que encuentren sus propios trucos para que este proceso sea mucho más sencillo:

·Cuidado con estimularlo por la noche: Es inevitable que tengamos que alimentar al bebé por la noche, o cambiarle. Siempre que lo hagamos, tenemos que asegurarnos de que sea en silencio. Es importante no estimularlo o despertarlo demasiado, ya que podrían desvelarse y pasaríamos gran parte de la noche en vela.

·Consigue que se canse durante el día: Debes encontrar la manera de que el pequeño agote su energía durante el día, para así poder extender las horas en las que está despierto. Así, una vez que llegue la noche, lo tendremos mucho más fácil para que se duerma. Y no solo eso, sino que podremos disfrutar de mucho más tiempo de su compañía.

·Ayúdale a que se duerma por sí mismo en la cama: Un error muy común es poner al bebé en la cama cuando se duerme, en lugar de hacerlo antes. Para que adquiera unos buenos hábitos de sueño, lo interesante es meterlos en la cama cuando esté adormilado, para que se duerma por sí mismo. Si siempre tienes que sostenerlo, o mecerlo, para que concilie el sueño, esto puede provocarle problemas para dormir de cara al futuro.

·No te levantes inmediatamente cuando le escuches quejarse: Esto es algo que, tarde o temprano, todos aprendemos. Si el bebé se despierta llorando en plena noche, o si se queja, deberías esperar unos minutos para ver si es capaz de dormirse por sí solo. En el caso de que siga llorando, entonces levántate para descubrir qué es lo que le pasa, pero no enciendas la luz y tampoco lo levantes. Revisa si tiene hambre, si hay que cambiarle el pañal, si tiene fiebre, o cualquier otro motivo que le esté impidiendo dormirse.

Estas 4 claves te facilitarán este proceso.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *