Bebes

Prepara A Tu Bebé Para El Frío

bebé

El frío es uno de los grandes enemigos de los padres primerizos, aunque, siempre y cuando el bebé esté bien abrigado, no debería de suponer un gran problema. Es cierto que habrá que protegerles un poco más (y es que, debido a que su grasa corporal es todavía baja, son vulnerables a los cambios de temperatura).

Hay que tener cuidado con la ropa que utilizamos para vestirles: y es que tan malo es quedarnos cortos con ella, como pasarnos.

La temperatura a la que debería estar la casa en invierno es de entre 23-24ºC aproximadamente. Asegúrate de mantener esta temperatura y seguir leyendo este artículo:

¿Cómo sé si el bebé tiene frío?

Lo vemos tan pequeño y frágil que parece que va a tener frío en todo momento…¡y no es así!

Se cree que la mejor forma de saberlo es tocarle los pies: si estos están fríos es sinónimo de que el bebé tiene frío (se consideran como el termómetro del cuerpo). En esta situación se recomienda usar calcetines o patucos para cubrirlos de inmediato.

Sin embargo, no siempre es así: existen zonas más fiables, como la frente, cuello y nuca. Estas zonas nos permiten, con sólo tocarlas, saber la temperatura global del cuerpo. Si están muy calientes y sudadas significará que el bebé tiene calor y que tenemos que quitarle algo de ropa. Si están frías, haremos lo contrario.

Especial atención con los calefactores

Los aparatos de calefacción tienen el mismo problema que los aparatos de aire acondicionado: Tienen a resecar el ambiente.

Si la humedad de la casa ya es bastante seca de por sí, debemos comprar un humidificador. Además, esta sequedad también puede pasar factura a la piel del pequeño, lo que se solucionará utilizando crema hidratante neutra para bebés.

¿Y cómo los protegemos del frío fuera de casa?

La norma dice que los vestiremos con las mismas capas de ropa que a un adulto, aunque agregando una más.

No se recomienda salir con el bebé a las primeras y últimas horas del día, ya que es en ese momento cuando más frío hace. Existe un alto riesgo de sufrir congelación o de hipotermia.

Los días demasiado fríos no habría que sacarlos de casa, especialmente si es para estar sin moverse como en el parque o en una terraza. Un día de nieve, de lluvia o de viento frío no invita a nadie a pasear.

Estos tips básicos nos ayudarán a prepararlo para el invierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *